Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Vela

<< VOLVER

Oceanis 38, el diseño más atrevido del año

2/07/14

¿Alguien pensaba que había un confort reservado sólo a los barcos de motor? Bénéteau rompe el tabú y traslada a un velero auténtico la forma de vida de las lanchas veraniegas. No es un barco de motor. Es un velero del siglo XXI. Felicitaciones al astillero por su valentía.  CARLOS SERRA. FOTOS: BERTEL KOLTHOF/EYTOY

Bénéteau Oceanis 38

Me gustaría atracar lado a lado un Bénéteau de 38 pies de los años 90 y este innovador Oceanis. La bañera del barco actual muestra, por lo menos, el triple de capacidad que la de un velero de hace veinte años. El tamaño de sus escotillas y portillos se ha doblado. La popa es, a lo poco, dos veces más ancha, está abierta para dar acceso al mar y tiene una enorme plataforma abatible. La maniobra ha quedado sutilmente arrinconada gracias al arco que soporta la escota de mayor y los winches de génova colocados junto al timonel. Hay asientos fabulosos pero, sobre todo, una enorme mesa, con estantes, nevera y posavasos que hace dos décadas no podía soñarse ni en un 80 pies. El paso al interior, mediante un tambucho enorme y una puerta de dos batientes, tampoco existía entonces en un megayate.

Casi daría igual si el Oceanis de esta última hornada no navegase bien: sólo por el confort y facilidad de uso ya valdría la pena. Lo impactante es que, además, resulta fantástico al timón.

No digo que pueda ganar regatas. Ni tan solo es un velero de travesía oceánica, y más adelante les diré por qué. Hablo de navegar cerca de casa, preferentemente en condiciones benévolas. Ahí vi a un barco de fácil aceleración, excelentes sensaciones a la rueda, generosa evolución y divertida maniobra. Podías ir solo o acompañado, tanto daba si pretendías apurar como simplemente dejabas que el agua circulase hacia atrás y disfrutabas de las olas y el paisaje: mostraba avaricia, equilibrio, sensibilidad; te daba el placer de obedecerte sin la dificultad del diseño exigente.

En condiciones de poco viento se puede optar por el aparejo completo o por el código 0, que todavía lo hace más divertido. Es esta última vela una opción muy recomendable para un velero como éste, donde no compensa complicarse la vida con un asimétrico. Mucho menos un spi de veras.

 

Diseño de carena y de cubierta

La carena creada por Pascal Conq es un acierto, con manga atrasada, popa de velero IMOCA y bordas verticales, reforzadas por un pantoque marcado. Algunos de mis compañeros del jurado del European Yacht of the Year se las vieron con brisa de fuerza 6 y 7, y volvieron todavía más encantados que yo: control total gracias a las dos palas de timón, bañera segura en la escora pese a su tamaño, facilidad para reducir el trapo hasta la cantidad adecuada, buen equilibrio y mejor protección. Es verdad que en esa misma salida se rompió un grillete que sujetaba el baquestay al mástil, y tuvieron que volver. Pero eso no nos distrae sobre las cualidades del diseño. Es más bien un problema de selección de material, que lógicamente Bénéteau debe revisar. Sin olvidar que el mástil, de crucetas atrasadas, se sostiene perfectamente sin baquestay…

Bénéteau Oceanis 38

Corredores limpios, tejadillo amplio con pasamanos y escotillas rasantes. La superficie queda algo elevada y forma un buen asiento además de excelente plataforma solárium.

Además de eficacia, hay en el diseño del Oceanis mucha estética. La estampa exterior depurada por los italianos de Nauta le hace parecer más pequeño, más simple, más discreto. Sus formas contienen menos curvas y evoluciones de lo que era habitual hasta ahora. En cambio cuando uno está encima se encuentra con todo lo necesario: excelentes bancos de timonel combinados con asientos laterales de brazola; puntos de agarre en mesa, bitácoras, arco y tambucho; buen paso desde la bañera hacia los corredores, que llegan a popa, y donde se encuentran bitas accesibles. También en el tejadillo hay espacio generoso y buenos pasamanos, mientras la zona de proa crea un lugar suplementario de reunión.

Se consigue una gran superficie libre de cabullería y molestias. Pese a ello, el timonel tiene a su alcance casi todos los elementos necesarios para divertirse navegando.

En la bañera, el suelo generoso se ve siempre dotado de elementos que dan apoyo o permiten el agarre: hasta los dos cables de baquestay sirven para eso, ya en la anchísima popa. Los winches están bien colocados. El tambucho de gran longitud, cerrado por puerta de doble batiente, se combina con una escala de inclinación suave. El pozo de fondeo es enorme y bien pensado, con molinete que asoma. Las ruedas cómodas y de tamaño adecuado permiten gobernar de muchas maneras…

Tres versiones interiores

Interiormente, el Oceanis se presenta en tres versiones distintas: un denominado Day sailer que, pese a su eslora y empaque, prevé efectivamente una utilización de día, y da en su acomodación muy pocas cosas excepto asientos, un baño cerrado y una sugerente cama doble en la proa. Se le añaden dos versiones denominadas Weekender y Cruiser con una complejidad creciente, que llega a proponer tres camarotes, dos baños y una cocina completa.

Como aliciente, esas dos últimas versiones son “escalables”, con lo que uno puede adquirir la fórmula más simple e ir añadiendo cosas a ella, hasta conseguir la más compleja. No hablamos de detallitos, sino de auténticas piezas fundamentales: armarios, parte de la cocina, segundo camarote de popa o mamparo que cierra el camarote de proa, cuya forma estándar es abierta al estilo loft.

Bénéteau Oceanis 38

El ambiente es moderno, luminoso y acogedor con acabados limpios.

Es imprescindible hacer un inciso referido a la versión Day sailer. Esta es una oferta muy económica que se refiere  tanto al interior como a la cubierta (no incluye el arco soporte para la escota de mayor, sustituido por dos cáncamos, ni la delfinera para el fondeo o la plataforma de baño que cierra la bañera). Lo importante es que dicha versión no permite el equipamiento progresivo mencionado más arriba, y por tanto comprar ahora un barco de precio muy accesible y más adelante convertirlo en uno más completo es imposible. Eso sólo se puede hacer al adquirir la versión Weekender.

Bénéteau Oceanis 38

Vista de la versión «completa» del versión Cruiser. Se aprecian los enormes portillos, tanto en casco como en tejadillo, y la hábil disposición de los bancos concentrados en babor.

Volviendo al Day Sailer, una vez añadido el citado arco, resulta un extraordinario crucero de día, donde pueden embarcar una montaña de amigos, y donde los cocktails de la puesta de sol ya sea aprovechando los últimos soplos de brisa o en el fondeo serán un placer. Pero no tiene ni un fogón donde calentarse una sopa si alguien decide quedarse a cenar.

 

Vida a bordo

Visto eso, prefiero hablar de la vida a bordo en la versión más completa, que vi en la cita del European Yacht of the Year. Aclaro que su precio, con los extras, era aproximadamente el doble que la versión básica. No tenía el barco en cuestión el mamparo de quita y pon que cierra el camarote de proa, y producía una amplitud y desahogo extraordinarios que habrán visto ustedes en fotos y como se muestra en las que ilustran este artículo. Tumbarse en esa cama ancha mientras el barco navegaba –plano- era un placer de dioses.

Pero hay que ser realistas. Vivir a bordo significa apilar ropa sucia, coleccionar bolsas con objetos, dejar libros, cepillos, toallas o almohadones en desorden. ¿Quién querrá tener eso a la vista cuando lleguen los invitados? Un mamparo parece una solución imprescindible, aunque rompa la fantástica perspectiva.

Reducida la fantasía del loft a la cruda realidad marinera, el interior sigue funcionando muy bien: la cocina es completa, la dinete con dos asientos móviles pero casi fijos es versátil, el rincón navegación sirve para muchas cosas. Me gustó la disposición vista allí del baño dividido, que permite a dos personas usarlo al mismo tiempo.

Lo mejor, sin embargo, es el estilo moderno y luminoso, limpio pero acogedor que han conseguido trabajando al alimón Bénéteau y Nauta. La generosa luz natural, más los limpios acabados, ayudan. Es un interior actual en el mejor sentido de la expresión.

Mención aparte merecen las opcionales “taquillas” en forma de equipaje. Son bonitas, elegantes, algo traviesas, pero no realmente prácticas.

Velero de vacaciones auténtico

Beneteau Oceanis 38

La carena de Pascal Conq es un acierto, con manga atrasada, popa de velero IMOCA y bordas verticales, con un pantoque marcado.

Sólo hay que tener en cuenta una premisa: todo funciona muy bien mientras el barco no escora o escora poco. Advertencia que también se podría aplicar a la bañera, aunque menos. Por eso decía más arriba que el Oceanis no es un barco de viaje o de travesía. Es un velero para salir de puerto, navegar, fondear y volver a puerto. Muchos clientes seguramente decidirán llegada la noche ir a dormir a casa o al hotel.

Y es que de eso va este nuevo Oceanis. El conglomerado Jeanneau-Bénéteau ha decidido concentrar esta marca de cruceros en la vida veraniega y de vacaciones, que es un mercado creciente, y dejar la vocación viajera para los Sun Odyssey de Jeanneau.

Ya era hora, permítanme decir. La mayoría de veleros de 12 metros que hay en el Mediterráneo pasan un máximo de tres noches lejos de puerto. Casi ninguno navega distancias largas si no es en un transporte. Sus usuarios valoran más la facilidad para tomar baños, broncearse, reunirse con amigos y pasar un buen día de mar que las cualidades de “tragamillas”. Alguien tenía que poner la carne en el asador y admitir la realidad de cómo se navega ahora.

Características

Eslora total: 11,13 m
Eslora en flotación: 10,72 m
Manga: 3,99 m
Calado: 2,05m/1,60 m
Desplazamiento: 6.430 kg
Lastre: 1.690 kg
Superficie vélica: 65,7 m2
Motor: Yanmar 30 Hp, transmisión Saildrive
Capacidad de agua dulce: 130 l + 200 l
Capacidad de combustible: 130 l
Categoría: A-8 pasajeros
Diseño: Finot Conq
Estilismo y decoración: Nauta Design
●  Construcción: Bénéteau
Importador: Red Bénéteau
Precio base: 96.600 € (versión Daysailer)

 

 

 

Construcción

Casco laminado en fibra de vidrio y resina poliéster monolíticos. Contramolde estructural monolítico encolado a fondos. Cubierta en inyección sándwich con espuma Seaform. Quilla de fundición. Dos palas de timón en sándwich con mechas de composite.

La opinión de [N&Y]

Diseño

+Excelente carena de fácil movimiento en el agua.
+Estética moderna muy desnuda pero llena de detalles.
-Más pensado para el buen tiempo que para el océano.

Cubierta

+Bañera concebida como centro de navegación y como terraza.
+Pozo de fondeo práctico y con gran capacidad.
+Buen aprovechamiento de la zona de proa.

Acomodación

+La versión Cruiser completa funciona muy bien.
+Luz natural y perspectiva sumados a gran diseño.
-Carpintería muy liviana en puertas de taquilla, revestimientos y suelos.

Velocidades a vela

Ceñida: 6,2 nudos
Descuartelar: 7 nudos
Través 7,7 nudos
Largo 6,3 nudos

(Datos extraídos de las curvas de predicción con una brisa de 10 nudos, aparejo estándar)

FOCO EN:

Bénéteau Oceanis 38

ARCO CON MUCHAS VENTAJAS
Sostiene focos para la bañera, sirve de soporte para capota y bimini, tiene pasamanos que ayudan a saltar fuera de la bañera. Nótese también el tambucho amplio y largo, con puertas cómodas.

Bénéteau Oceanis 38

DISEÑO PARA UNA MESA
Nótense los pasamanos, las cavidades para vasos, el espacio central dedicado a bebidas frías. Replegadas, las alas de teca dejan un excelente paso, pero una vez abiertas son enormes.

Bénéteau Oceanis 38

UN BAÑO Y UNA DUCHA APARTE
El baño es completo pero tiene dimensiones algo justas. Una de las versiones propone complementarlo con una sala de ducha separada en la banda opuesta. Todo el mundo sale ganando.

Bénéteau Oceanis 38

CAMA DOBLE ESPECTACULAR
Se puede convertir en camarote si se instala el mamparo desmontable. Tiene buen acceso, cabezal con espejo, luces de lectura y luz natural. Un lujo para el propietario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bénéteau Oceanis 38

PROA APROVECHADA
La tapa del pozo deja pasar el cabrestante. La cadena se concentra en babor, mientras a estribor hay espacio para defensas. La cadena libra fácilmente el estay. La delfinera es un añadido agradecido.

Bénéteau Oceanis 38

PUESTO DE MANDO
Dos posiciones para gobernar sentado, más espacio para hacerlo de pie. Acceso al winche, y por supuesto a los mandos de motor. Hay espacio para una pantalla de navegación.

Bénéteau Oceanis 38

ARMARIOS O MALETAS
Se ofrecen en opción, pero están muy pensados. Unos ganchos los sujetan desde el techo mediante las propias asas. Contendrán todo el guardarropa, y se pueden doblar para ocupar menos espacio.

Bénéteau Oceanis 38

ELIJA SUS CAMAROTES
Aparte del gran espacio de proa, en popa se puede elegir entre un camarote doble atravesado, uno como el que se ve en la foto o dos iguales a éste, simétricos. Cada usuario tendrá sus preferencias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GALERÍA

 

 

 

 

 

 

Más fotos en Flickr Bénéteau Oceanis 38

 

VÍDEO