Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Motor

<< VOLVER

Flyer Gran Turismo 49 Fly, una estrella de la constelación Bénéteau

8/07/13

La mayor de las Flyer estrena flybridge.Un crucero francés vestido a la moda italiana que brinda unas notables prestaciones en el agua potenciadas por los dos IPS600. LUIS BOSCH

Voluminosa y estilizada al mismo tiempo, la Flyer GT 49 es uno de los diseños más logrados de Bénéteau, por prestaciones en navegación y habitabilidad.

Bénéteau apuesta con este crucero de gama alta por la habitabilidad, las prestaciones deportivas, la funcionalidad y las prestaciones de un crucero de cierto compromiso. Todo dentro de una buena relación precio calidad y persiguiendo los aspectos más funcionales y prácticos para disfrutar de la vida a bordo. Las opciones de accesorios se recogen en dos grandes packs, y en cuanto a motorización, la única opción con IPS 600 reduce los costes en la fase de montaje. Por otra parte, esta Flyer consigue, a pesar de su casi exagerado volumen, una estética equilibrada, cuyo diseño firmado por Andreani mantiene un equilibrio con cierta sobriedad de líneas.

Cubierta y bañera
El aspecto de la Gran Turismo 49 Fly evidencia un gran volumen. Pocas esloras de 14 metros presentan una altura de francobordo de casi un metro y medio, y una manga de 4,30 metros. Bénéteau lleva su mayor Flyer –la primera con flybridge- al límite y realza su estética con el acertado diseño de Pierangelo Andreani, que compensa la altura con el estilizado perfil y el lanzamiento del flybridge hacia popa, cubriendo prácticamente todo el espacio de la bañera. En este sentido es un barco casi al límite, o como dirían lo del mundo de la vela, un modelo extremo, aunque sin perder la personalidad de Bénéteau y la imagen de buen gusto. Es un francés vestido a la moda italiana.

El solárium de proa se complementa con el de flybridge y el de la bañera de popa, que se forma con la mesa de la dinete.

En la GT 49 la plataforma de baño tiene un papel importante: sus dimensiones de 1,25 metros por 4,20 metros, cumplen con las exigencias de un barco mediterráneo. Opcionalmente puede ser hidráulica, lo que sumado al espacio del garaje para el anexo, convierte esta parte del barco en un cómodo “embarcadero”. La escala de baño de fácil despliegue, la ducha y la entrada directa a la bañera hacen el resto en este diseño de vocación mediterránea.

En la bañera la magnífica dinete queda en contacto directo con el salón de la cabina.

La bañera de popa es espaciosa y se ha resuelto con inteligencia. Presenta entrada directa desde la plataforma y un sofá en forma de L que se puede convertir en un buen solárium ajustando automáticamente la altura de la mesa. Enfrente un mueble de servicio muy completo (con grill, la nevera y lavamanos, indispensables) hace de esta parte del barco una zona de estar en contacto directo con el salón y dotada de todo lo necesario. Al mismo tiempo este mueble forma parte de la la escalera integrada que lleva al fly.

Los pasos laterales presentan buena anchura y la proa, ocupada por un solárium, se completa con la maniobra de amarre y fondeo a la altura de las necesidades del barco. Sin embargo, el pasamanos alto, no se prolonga hacia proa, de modo que hay una parte que solamente dispone de los candeleros para cogerse.

El garaje para el anexo es, sin lugar a dudas, un punto fuerte en este barco.

Aunque Bénéteau ya ha realizado barcos con flybridge, como en las Antares por ejemplo, en las GT este es el primero. De este modo puede ofertar la 49 pies en versión HT y Fly. Este puente superior de la GT 49 se ha proyectado con el fin de aprovechar al máximo las posibilidades de una superficie abierta que complemente la bañera de popa y el solárium de proa. En efecto, arriba la planta distribuye un puesto de gobierno, a babor, con dos asientos individuales, una dinete a popa convertible en solárium, y una superficie suplementaria, que se prolonga desde el banco de la dinete, junto al piloto, para tomar el sol. Llaman la atención los numerosos pasamanos y protecciones de inoxidable que rodean la entrada de la escalera y los laterales del fly, elementos de seguridad que el astillero no ha querido descuidar y que si bien rompen un poco con la estética, resultan muy útiles.

En general una zona abierta bien planteada, con muchos metros cuadrados para tomar el sol (en popa, en proa y arriba), con dos dinetes grandes (en popa y arriba y en el interior en la versión de dos cabinas) y con los elementos necesarios para el baño y el crucero familiar (plataforma y garaje para anexo), además de un buen equipamiento.

Puesto de gobierno

El piloto dispone en el fly un panel completo, con lo necesario y bien protegido por el deflector de metacrilato.

El puesto del fly es sencillo pero completo, con los mandos de los IPS y el joystick, además de disponer de espacio en la consola para una pantalla multifunción. Los dos asientos individuales para piloto y acompañante son en este caso una mejor opción que un banco fijo, siempre más voluminoso. En el interior, el puesto de gobierno presenta un banco de dos plazas, reposapiés y una consola que no molesta en la visión frontal gracias a su baja posición. Este detalle es de agradecer ya que con frecuencia en los barcos de parabrisas muy inclinado la consola tapa buena parte de la visión hacia proa. El panel, a dos niveles, reparte los relojes de los Volvo Penta D6 y, más cerca del volante, deja espacio para dos pantallas multifunción. Los interruptores están en la parte baja y las palancas electrónicas de los IPS y el joystick se han ubicado a estribor, configuran un puesto de notable ergonomía. El compás en la parte superior y el piloto en la zona más baja del panel, completan el conjunto, que además de disfrutar de una excelente visibilidad cuenta con la ventana lateral practicable.

En el interior el puesto de gobierno refleja el más puro estilo italiano. Es cómodo y el panel deja espacio para toda la electrónica que se precise.

Interiores

La GT 49 Fly es en realidad una Hard Top disfrazada de crucero con flybridge. Esto quiere decir que el modelo partió de un programa primordialmente deportivo, sin que en principio se prestara mucha atención a la habitabilidad. Nada más falso: la GT 49 Fly es brutalmente habitable, más que muchos barcos concebidos para el programa de crucero. Y la prueba está en que se ofrece en versión dos o tres cabinas, como veremos más adelante. La gracia de la GT 49 es que el salón, con su triple puerta acristalada, queda en contacto directo con la bañera. El gran espacio superior reparte una dinete con sofás y mesa de dos alas ajustable eléctricamente, y delante un mueble con la tele que se puede esconder sumergiéndose en el mismo.

La cabina del armador es un alarde de espacio. Ocupa toda la manga y disfruta de unas grandes cristaleras laterales.

El estilo decorativo es elegante, sin excesos, combinando tonos claros de los sofás con la madera y la piel, muy agradable. La zona inferior evidencia que la GT 49 es un barco de crucero por su habitabilidad. El espacio central respira al quedar abierto con el salón superior. Aquí la cocina y una dinete a estribor, o una cabina doble a estribor, determinan las opciones de planta que ofrece el astillero. Nosotros preferimos la versión de dos cabinas, más holgada y cómoda, aunque con dos plazas menos para dormir. La proa y la popa son iguales en ambas versiones. Delante la cabina doble, disfruta de buena luz y aireación, cuenta con un buen ropero y tiene una aseo con ducha independiente, que es a su vez el general del barco por su doble puerta.

Los tonos claros contrastados con la madera y la luminosidad crean un agradable ambiente en este espacioso salón.

El camarote de popa, destinado al armador, se ubica a media eslora y llama la atención por su buena altura interior. En este caso el aseo completo es privado para esta cabina. La cocina, por su parte, es un elemento importan visto como se ha equipado. No falta nada y su imagen refuerza la vocación del estilo italiano del barco.En general buenos interiores, altos, en el que seguramente faltan algunos puntos de agarre para los pasajeros, pero que en todo caso puede presumir de luz y aireación, ofreciendo una sensación de espacio y confort notables.

El centro del nivel interior queda abierto por el techo. En la versión de dos cabinas un sofá con mesa ocupa el espacio de estribor del camarote.

La cabina de proa presenta una configuración clásica, y dispone de un buen ropero, además de acceso directo al baño.

Navegación y conclusiones

La carena de esta eslora de catorce metros sorporende por su comportamiento con los IPS600 y por su agilidad y buena evolución a cualquier régimen.

Está claro que las ventajas que brindan los IPS600 se dejan notar en este barco, reforzando su carácter deportivo. La dirección electrohidráulica es muy suave, la respuesta en salida de planeo solamente exige 11 segundos; en con 17 segundos más, teniendo el gas a fondo el barco se pone por encima de los 28 nudos. A la potencia se suma el confort en la navegación, potenciado por una carena con una buena V de proa, y aunque es muy voluminosa corta bien la mar por delante y afronta más que satisfactoriamente las adversas condiciones de oleaje. En cuanto a los niveles acústicos, estos demuestran que el aislamiento de la sala de motores es sobresaliente: poco más de 61 decibelios en la cabina. Muy bajo.

Por lo tanto en navegación la GT 49 reúne las mejores cualidades, no obstante su gran volumen y altura de francobordo, que están casi al límite en esta eslora.

Finalmente un alusión a los packs de equipamiento que ofrece Bénéteau en la GT 49 Fly. El Dymanic, que incluye elementos como la nevera de la bañera, las colchonetas de proa y la plataforma hidráulica, entre otros. Y el Ambition, que además de lo anterior incorpora la televisión, la pantalla multifunción Raymarine E120, la radio VHF, el piloto automático y el radar.

A destacar
+ Gran comportamiento con los IPS, muy ágil navegando.
+ Barco muy logrado para su doble programa familiar.
+ Habitabilidad y volumen interior. Buenos materiales.
A mejorar
– Los pasamanos laterales son cortos.
– Solárium de proa algo pequeño. Solo una opción de motor
– En los interiores se echan en falta asideros.

Características
Eslora total: 15,60 m
Eslora de casco: 14,00 m
Manga: 4,30 m
Calado: 0,85/1,10 m
Desplazamiento: 16.780 kg
Gama de motorizaciones: 2×435 Hp Volvo Penta D6 IPS600
Capacidad de combustible: 2×650 l
Capacidad de agua: 2×320 l
Categoría de navegación: B14/C16
Diseño: Pierangelo Andreani
Constructor: Bénéteau 
Importador: Red Bénéteau 
Precio: 472.900 euros, con dos Volvo Penta D6 IPS600 de 435 Hp, y sin impuestos.

Motores

Marca y modelo: Volvo Penta D6 IPS600
Potencia: 435 Hp (320 kW)
Tipo: pods turbodiésel inyección directa
Cilindros: 6 en línea
Cubicaje: 5.500 cc
Rpm máx.: 3.500
Peso: 901 kg

Cuadro de velocidades y consumo

FLYER GT 49 FLY 2×435 Hp Volvo Penta D6 IPS600

Rpm / Nudos / Consumo conjunto l/h

600 / 3,3 / 6
1.000 / 6,3 / 21
1.500 / 8,6 / 45
2.200 / 11,2 / 56
2.400 / 13 / 71
2.600 / 15,3 / 89
2.800 / 17,6 / 107
3.000 / 20,3 / 120
3.200 / 23,3 / 133
3.400 / 26 / 145
3.500 / 28,6 / 167

Tiempo de planeo: 11 segundos
Aceleración de 0 a máx.: 28 segundos
Autonomía: en torno a las 190 millas a régimen máximo.


CONDICIONES DE LA PRUEBA

Personas a bordo: 5
Combustible: 90% Agua: 50%
Estado de la mar: marejadilla a marejada y viento fuerza 3

GALERIA