Imatge de portada

Barcos / Pruebas a Motor

<< VOLVER

Princess V40: Impecable

21/07/22

Princess V40

Desde que hace unos años la firma británica Princess pasó a manos del grupo LVMH (Moët Hennessy Louis Vuitton) y Groupe Arnault su ascenso ha sido meteórico, tanto en la calidad general como en la tecnológica y el diseño. Esta Princess V40, el último sport cruiser, es un barco de muy alto nivel, tanto en su diseño como en los acabados, realmente impecables y de exquisito buen gusto. 

L.B.

La nueva Princess V40 es una sport cruiser con un equipamiento de serie muy por encima de la media, y con una obra vía que supera las expectativas de buena navegación.

Velocidad máxima: 35 nudos a 3.500 rpm.

Velocidad de crucero: 26 nudos a 2.800 rpm, con dos Volvo Penta D6-340 EVC de 340 Hp.

Tiempo de planeo: 7 segundos.

Aceleración de 0 a 35 nudos: en 22 segundos.

Autonomía: en torno a las 180 millas a régimen máximo; y unas 200 millas a régimen de crucero.

Precio: 499.800 euros, con dos Volvo Penta D6-340 EVC de 340 Hp, precio base, ex-works y sin opcionales

La nueva V40 está a la altura de las mejores esloras de esta talla existentes en el mercado, ofreciendo el máximo nivel de calidad.

La V40 de la serie V-Class es uno de los más recientes modelos de Princess y seguramente de los mejores. Porque lo cierto es que a cada novedad la firma británica se supera. Y es que, desde hace ya más de una década, cuando en 2008 el grupo inversor L Capital 2 FCPR, integrado por LVMH (Moët Hennessy Louis Vuitton) y Groupe Arnault, que abarca más de 60 firmas internacionales de lujo, tales como Louis Vuitton, Christian Dior, Fendi, De Beers, Moet Chandon, Veuve Clicquot y Krug, entre otras, adquirió en astillero británico, Princess no ha hecho más que mejorar. En efecto, contrariamente a lo que suele ocurrir cuando los grupos de inversión se hacen con astilleros para, en realidad, especular, en este caso LVMH ha sabido llevar esta marca a una posición dominante en el mercado, a pesar de que por lo general las firmas británicas no siempre no lo han tenido fácil en el mercado europeo continental. Actualmente Princess construye unas trescientas unidades dentro de un catálogo que abarca desde los 35 pies hasta los 95 pies, con veinte modelos repartidos en seis gamas, de forma que cubre prácticamente todos los segmentos del motor.

La distribución de la bañera recurre a una plata tradicional, cómoda, sin estrecheces, concebida para formar una confortable estancia a bordo.

La V40 en cuanto a estética general mantiene un perfil muy equilibrado, que sabe compensar la buena altura del francobordo. A ello contribuye la integración de los portillos laterales que armonizan con las cristaleras de los costados formando una franja negra que potencia la elegante figura del barco. Y el perfil también queda compensado por el soft top que no se prolonga y permite reducir sus dimensiones sin romper la armonía general.

Es, desde luego, un crucero deportivo de alta gama que lo tiene prácticamente todo, entre otras razones porque su equipamiento de serie (electrónica, hélice de proa, flaps, neveras, etc.) incluye elementos inexistentes en la mayoría de los listados de esloras similares. Pero esto no es lo más importante de este magnífico barco: cuando se examina en detalle el barco, tanto en la bañera como en los interiores, prácticamente no se puede reprochar nada, excepto si nos referimos a aspectos que entrarían en el ámbito subjetivo y de apreciación personal.

Cubierta y bañera

Las ventajas de los barcos que mantienen un aire clásico o, mejor dicho, una distribución sin “inventos” ni complicaciones es que resisten mejor el paso del tiempo y por lo general resultan más cómodos. Este es el caso de la Princess V40, que plantea una bañera muy equilibrada, sin estorbos, cómoda, con los elementos necesarios y protegida por un soft top eléctrico, con la dinete tradicional a popa, convertible en solárium y la cocina completa enfrente, además de contar junto al puesto de gobierno con un diván sofá para acompañantes. El planteamiento de barco abierto, mediterráneo, pero a la vez protegido por un top textil que evita las grandes piezas de fibra rígidas y posibilita una mayor área abierta sobre toda la toda la bañera.

La cocina exterior, que lo tiene prácticamente todo, complementa a de la cabina, más equipada.

En la popa, es esencial la plataforma hidráulica (siempre opcional) que permite el transporte de un auxiliar. Y otro opcional: la pieza de solárium que se prolonga por popa y que, en la unidad que navegamos, no se había incorporado. Un elemento a nuestro juicio, como la plataforma, prácticamente indispensables en este barco.

En la bañera la mesa ajustable, de teca, robusta, con un ala desplegable, preside una amplia dinete para seis o siete personas.

Bajando la mesa a la altura de los sofás y añadiendo la colchoneta pertinente se puede formar una superficie para tomar el sol, pero preferimos el añadido por la popa. Esta zona de estar se redondea con el mueble de cocina exterior, complemento de la interior, con parrilla, fregadero y nevera con acceso superior, además de armarios. Junto al puesto de gobierno, el diván con dos asientos puede acomodar a dos personas más. Para llega a proa, los pasos laterales, no muy anchos para no robar amplitud a la bañera, quedan perfectamente protegidos por pasamanos altos que convergen en una proa cerrada, con un pozo de anclas que cubre sobradamente todas las necesidades para el fondeo.

Los herrajes de amarre son grandes, si bien en popa, quedan un poco bajos. El techo de la cabina se ocupa con un gran solárium impecable, al que le añadiríamos, tal como se lleva ahora, unos cabezales regulables.

Una bañera de hechura impecable, muy clásica, cómoda, ideal para permanencias en el fondeo, mediterránea, y a la que solamente añadiríamos la prolongación del solárium de popa y la plataforma hidráulica para dejar el barco a la altura que le corresponde.

Puesto de gobierno

Dos asientos individuales, grandes y cómodos, con la base plegable pero fijos, presiden el vistoso puesto de gobierno. Un puesto que integra perfectamente una consola que sobresale muy poco para apenas robar visión frontal. El panel, en gris mate, deja espacio para una gran pantalla, los indicadores de los dos Volvo Penta y demás electrónica. Todo perfectamente ordenado, al alcance de la mano y con un volante ajustable  y un reposapiés de teca, como debe ser. Un puesto elegante, muy bonito y ergonómico que, a pesar de la inclinación del parabrisas, permite una perfecta visión al piloto, sin el menor estorbo. Solo echamos de menos un asidero para el acompañante del piloto. Y un detalle: se agradece la ventana lateral para mejorar la ventilación, aunque exista la posibilidad de recurrir al top descapotable.

El puesto de gobierno evidencia la gran clase de este modelo. Ergonómico, bien equipado y de exquisito buen gusto.

Interiores

El sentido común y la inteligente distribución también quedan reflejados en la planta interior. Un salón en el centro, cocina en el lado opuesto, un gran gabinete con un aseo completo y ducha separada, y dos cabinas cerradas, a proa, con cama de matrimonio, clásica, con ropero y estiba bajo la cama. Y la cabina de popa, a toda la manga, con dos camas que se pueden unir, cuyos cabezales están a estribor, y con un sofá a los pies, a babor junto a un mueble tocador con cajones. Sin embargo, lo que más llama la atención, por no decir que impresiona, es el nivel de acabados y la calidad de los materiales y la carpintería: sencillamente impresionante e impecable. Quizás no sea tan vistoso como lo que se acostumbra a ver en los barcos italianos, pero la elegancia en estos interiores está sin duda a los niveles más altos.

El salón de la cabina permite formar una litera para dos personas ajustando la mesa.

El área central, ocupada por el salón, presenta un sofá en forma de U con la mesa ajustable de modo que si fuera necesario se puede formar una litera doble, aunque en este barco no sería lo más adecuado. Frente al salón se ha colgado el televisor con el mueble bar debajo, al lado de la cocina, impecablemente equipada: horno, vitrocerámica, nevera vertical y numerosos cajones y armarios para que quepa todo. Sencillamente preciosa.

Un mueble bar y la televisión se ubican frente al salón, junto a la cocina.

A la agradable atmósfera que se respira en estos interiores se añade el sentido de cierta funcionalidad, es decir que se ha evitado la moqueta para cubrir el suelo con madera de calidad armonizando con el resto de la carpintería. Cabina sobresaliente, espaciosa, sin excesos, tan clásica como la zona exterior, con calidad y buen gusto.

La cocina del interior es un lujo. Impecable en todos los sentidos. Preciosa y funcional a la vez, con todo lo que se pueda imaginar.

La cabina de proa ofrece lo que cabe esperarse en una eslora de 40 pies, pero con toda la calidad de acabaos y detalles de una gran marca.

Las dos camas de la cabina de popa permiten forma una de matrimonio.

El camarote de popa se completa con un sofá y un mueble tocador con cajones.

El aseo es una pieza importante de este barco tanto por sus notables dimensiones como por su equipamiento, con la ducha separada.

La sala de motores es siempre la piedra de toque de la calidad de un barco. En la V40 la pulcritud y orden de las instalaciones es total.

Navegación y conclusiones

Es cierto que hay muchos barcos de 40 pies que superan sobradamente los 35 nudos de punta. Pero en el caso de la V40, el astillero ha querido mantener la sensatez y añadir una motorización acorde al programa de crucero familiar deportivo, sin el menor exceso. Y es que la V40 con dos Volvo Penta D6 de 340 Hp solo necesita alcanzar los 35 nudos de punta, y puede mantener un crucero de unos 26 nudos confortablemente. La carena, acorde con el resto de las cualidades del barco, disfruta de un buen diseño, es robusta y demuestra sus mejores prestaciones bajo cualquier régimen. Presenta una acentuada V que permite, tal como pudimos comprobar, pasar muy bien la ola grande, de mar de fondo. Es un barco que no pantoquea en absoluto y con estos motores su comportamiento ágil deportivo hace honor a las pretensiones de la serie V. Un casco que se agarra bien en virajes, con una buena salida en planeo (7 segundos), fácil de trimar, muy dócil a la dirección, con una excelente respuesta y con un nivel de ruido y vibraciones que ya quisieran tener muchos barcos del mercado.

También se ofrece con los Volvo turbodiésel de 380 Hp, aunque a nuestro parecer es una propuesta poco tentadora, a no ser que el armador desee obtener un par o tres nudos más de punta y un régimen de crucero algo más holgado. Una day cruiser (o sport cruiser, como se desee) de alta gama capaz de competir sobradamente con lo mejor del mercado en este tipo de eslora, impresionante por su calidad y que refleja en ADN del grupo que adquirió la marca hace más de una década.

Con los dos Volvo Penta de 340 Hp turbodiésel la V40 se comporta a la perfección, y es capaz de brindar buenas marcas de velocidad máxima y crucero.

 

A destacar 

+ Calidad impecable en todos los aspectos: decoración acabados y aspectos técnicos.

+ Muy buena navegación y adaptación a estos Volvo Penta de 340 Hp.

+ Buena distribución en la bañera, bien organizada.

 

A mejorar

– Solárium en popa es opcional.

– Un asidero para el acompañante del piloto.

– Los cabezales del solárium de proa faltan.

 

Características 

Eslora total:     12,98 m (con púlpito)

Eslora total: 12,65 (sin púlpito)

Manga:              3,81 m

Calado:              0,56 /1,02 m

Desplazamiento:         10.145 kg

Gama de motorizaciones:      dos Volvo Penta D5 340 de 340 Hp

Capacidad de combustible:    730 l

Capacidad de agua:    322 l

Plazas: 8

Categoría de navegación: B

Constructor: Princess Yachts, princessyachts.com

Importador:    Luxury Boats, princessyachtsbarcerlona.com

Precio: 499.800 euros, con dos Volvo Penta D6-340 EVC de 340 Hp, precio base, ex-works y sin opcionales

 

Motores

Marca y modelo:         Volvo Penta D6-340 EVC

Potencia:         340 Hp (250kW)

Tipo:    dentrofueraborda turbodiésel

Cilindros:          6 4n línea

Cubicaje:          5.500 cc

Rpm máx.:       3.400

Peso:   690 kg

 

Seguro METROmar-Fiatc

Prima del seguro básico a terceros: 257,60 euros.

Incluye, responsabilidad civil obligatoria y voluntaria; defensa y reclamación de daños; y asistencia marítima.

 

MOTORIZACION EN CASCOS DE PLANEO

Este gráfico nos permite apreciar si la potencia de los dos motores Volvo Penta D6-430 EVC de 430 Hp de la Princess V40 es la adecuada o si, por el contrario, está por encima o por debajo de la considerada óptima en función del coeficiente peso/Hp y la velocidad máxima alcanzada.

 

 

 

 

Princess V40

2×340 Hp Volvo Penta D6-340 EVC

RPM Nudos Consumo l/h Consumo l/mn Autonomía mn/l Autonomía mn
600 3,1 3,4 1,10 0,91 666
1000 6,9 9,2 1,33 0,75 548
1500 9 24 2,67 0,38 274
2000 11,6 52 4,48 0,22 163
2500 19,8 80 4,04 0,25 181
2800 26 92 3,54 0,28 206
3000 31 104 3,35 0,30 218
3500 35 140 4,00 0,25 183

 

Tiempo de planeo:      7 segundos

Aceleración de 0 a máx.:         22 segundos

Autonomía:     en torno a unas 183 millas a régimen máximo; y unas 206 millas a régimen de crucero de 26 nudos.

 

CONDICIONES DE LA PRUEBA

Personas a bordo:       7

Combustible:  14%

Agua:   50%

Estado de la mar:        de fondo y rizada, con brisa